Sucursales

Revise su audicion

 

Seguinos


Noticias

¿Cómo escuchamos?

Sistema auditívo

Sistema auditívo

Oído externo y conducto auditivo

Las vibraciones auditivas viajan a través del aire, en ondas, para alcanzar nuestros oídos. Estas ondas acústicas primero se recogen en la porción visible del oído llamado el pabellón auditivo y después se concentran para pasar a través del conducto auditivo hasta la membrana timpánica.

Oído medio

Mientras que el tímpano (o membrana timpánica) vibra hacia adelante y hacia atrás, acorde con las ondas que vienen por el conducto externo, crea los movimientos correspondientes en los pequeños tres huesos del oído medio (martillo, yunque y estribo) que forman una cadena.

Oído interno o cóclea

El tercer y más pequeño hueso del oído medio, el estribo, se encaja en una membrana llamada ventana oval, que separa el oído medio del oído interno o cóclea. La cóclea es un compartimiento lleno de fluído que contiene millares de cilias (células auditivas) que contactan con el nervio auditivo. El movimiento del estribo en la ventana oval produce movimientos ondulados del líquido en la cóclea. Cada movimiento correspondiente del líquido hace que las células ciliadas se doblen, enviando impulsos eléctricos al nervio auditivo y encendiendo a los centros del cerebro.

Estas células ciliadas son frágiles y se pueden dañar fácilmente. Una vez que se dañan, las no se recuperarán completamente, dando por resultado una reducción de la sensibilidad auditiva. Mientras que las células ciliadas se dañan cada vez más, la pérdida auditiva llega a ser más severa. Esta perdida auditiva se conoce como pérdida sensorial o perceptiva.


¿Qué es el ruido?

El ruido es un sonido indeseado que crea un disturbio en la gama de frecuencia de interés. Por ejemplo, si está conversando (su gama de frecuencia de interés) y un tren silba cerca, ese silbido interfiere con su conversación y por lo tanto se considera ruido.

Uno de los disturbios más comunes para los usuarios de audífonos es la presencia de ruido de fondo en los restaurantes, coches y en el lugar de trabajo.

¿Por qué los sonidos pueden ser molestos?

La intensidad es una sensación que sentimos en nuestros oídos, a través de los cambios de presión de un sonido. Cuanto más fuerte es la presión, más fuerte percibimos el sonido. Cuando hablamos de intensidad, la medidos en decibeles (db).

Sensibilidad del oído

La gama de audición humana normal es tan sensible que podemos detectar desde el susurro de una hoja seca al caer del árbol (20 db), hasta tolerar el sonido del avión de reacción (80 db). En cualquier edad y por diversas razones, nuestra sensibilidad auditiva puede comenzar a cambiar, ocasionando que los sonidos, especialmente los del discurso (que antes eran percibidos con una intensidad lo suficientemente fuerte para oír fácilmente) ahora puedan presentarnos dificultades en la comunicación.